Publicidad

divendres, 9 de setembre de 2016

Los estilos de comportamiento



En nuestras relaciones personales y profesionales, y más concretamente en nuestras relaciones empresariales y comerciales, nos encontramos con cuatro estilos de comportamientos, que cada uno tiene sus diferentes características y que con un poco de observación de experiencia lograremos identificar.

Estos cuatro estilos son:

1)       Relacionista.
2)       Socializador.
3)       Pensador.
4)       Director.

El estilo relacionista se caracteriza por las siguientes características:

-          Ritmo lento.
-          Cautela a la hora de enfrentarse al riesgo.
-          Buen trabajo con otros.
-          Comparte sus sentimientos.
-          Lentitud a la hora de tomar las decisiones.
-          Orientación hacia las relaciones.
-          Preferencia de la informalidad.
-          Reacio a los cambios.

El estilo relacionista se caracteriza por:

-          Ritmo rápido.
-          Intuición.
-          Exageración y generalización.
-          Soñador.
-          Amigo del riesgo.
-          Emocional.
-          Toma de decisiones espontáneas.
-          Persuasivo.

El estilo pensador destaca por:

-          Ritmo rápido.
-          Seriedad.
-          Perfeccionismo a la hora de tomar las decisiones.
-          Confianza en los hechos y los datos para la toma de decisiones.
-          Diplomático.
-          Conformismo con la autoridad.
-          Gusto por la organización y la estructura.
-          Trabajo a solas.

Finalmente el director destaca por:

-          Ritmo rápido.
-          Firme voluntad.
-          Directo con las personas.
-          Orientación hacia los resultados.
-          Orientación hacia los objetivos.
-          Controlador.
-          Firme en la toma de decisiones.
-          Competitivo.

A todos estos estilos también se les puede distinguir por los objetos personales que lleven o por lo que tengan puesto en su entorno.

El relacionista se caracteriza por:

-          Fotos de familia y artículos personales.
-          Eslóganes personales.
-          Decoración abierta, fresca, amable, brillante.
-          Disposición de sala abierta e informal.

El socializador destaca por:

-          Mesa desordenada.
-          Paredes con premios y diplomas.
-          Decoración abierta, fresca y amable.
-          Disposición de la sala indicando calor, sinceridad y contacto.

El pensador se le identifica por:

-          Mesa estructurada y organizada.
-          Paredes llenas de gráficos relacionados con el trabajo.
-          Decoración funcional.
-          Disposición de la sala indicando formalidad y poco contacto.

Finalmente el director se identifica por:

-          Mesa llena de papeles y proyectos.
-          Paredes con diplomas o enorme calendario.
-          Decoración sugiriendo poder y control.
-          Disposición de la sala cerrada que no permite el contacto.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada